Cuando estás aprendiendo a conducir no es un tema baladí enfrentarse a la compra del primer coche. Teniendo esto en cuenta, ¿Qué características debería tener el coche de alguien que está iniciándose en la conducción?

Para empezar, se aconseja elegir un coche no demasiado potente. Si utilizas el coche sobre todo por ciudad, bastará con que tenga una potencia de 70 CV. Si recorres tramos de autovía o subes a la montaña, es mejor escoger un motor algo más potente, pero no más de 120 CV para comenzar.

Se suele considerar mejor un coche con tracción delantera, ya que la propulsión trasera suele tener reacciones más bruscas e imprevisibles. De todos modos, si el conductor es prudente, no debería tener problema.

En relación al combustible, la mayoría opina que es mejor un diésel, pero la verdad es que algunos son muy sensibles, así que el combustible no parece definitorio. ¿Y turbo? Hoy en día, los coches con turbo son cada vez más comunes y ya no son tan bruscos en reacciones como hace décadas.

Un coche de segunda mano

Aconsejamos no comprar un coche nuevo porque al principio es fácil darle algún golpe, sobre todo aparcando.

También será mucho más barato asegurar un coche de segunda mano a tu nombre si no tienes experiencia.

Sin embargo, no recomendamos comprar un coche demasiado viejo, ya que no cuentan con los elementos de seguridad activa y pasiva mínimos para un conductor sin experiencia.

Un coche con costes de mantenimiento bajos

Es recomendable un coche barato y fácil de mantener. Lo mejor es elegir un coche no demasiado raro y que se haya vendido mucho. Así no tendrás problemas para encontrar piezas en un desguace, los mecánicos lo conocerán bien y los arreglos serán más rápidos.

Un coche ni demasiado grande ni demasiado pequeño

Un coche demasiado grande puede generar problemas a la hora de maniobrar con él. Si lo usas en trayectos urbanos, un utilitario es más que suficiente para ti.

Un coche con cambio manual

Es preferible que el primer coche sea con cambio manual por varias razones. Para empezar, tienes un control mayor sobre lo que quieres hacer con el coche y entiendes mejor cómo funciona. Además, un cambio manual te obliga a prestar más atención a la conducción y tendrás menos distracciones por pasividad de conducción.

Una marca conocida para ti

Quizás el coche con el que aprendiste en la autoescuela, pueda ser una buena opción.

Si estás buscando un coche de segunda mano ven a visitar nuestro concesionario Miña Car. Tenemos una amplia selección de coches de ocasión entre los que seguro que encuentras tu primer coche ideal.