Hoy vamos a hablaros de uno de lo momentos más engorrosos una vez hemos comprado nuestro vehículo de ocasión, la ITV. Para muchos una gran desconocida, para conductores veteranos, un contratiempo más. Por eso hoy, os daremos unos trucos y consejos para que la ITV no suponga ningún problema:

Cita previa.

Si no quieres esperar interminables horas esperando a que tu coche tenga que pasar la ITV, pide cita previa, puedes hacerlo por teléfono o internet y es rápido y fácil.

Documentación.

Tanto la Tarjeta de Inspección Técnica como el Permiso de Circulación son documentos necesarios para poder realizar la ITV, además, es obligatorio traer con nosotros el seguro de nuestro vehículo.

Luces.

Aquí nos encontramos ante una de las pruebas de fuego, ya que la mayoría de faltas, tanto leves como graves, vienen derivadas de la iluminación de nuestro vehículo.

Carrocería.

Comprueba que no haya grandes desperfectos y que el paragolpes del vehículo este perfectamente sujeto.

Retrovisores.

Estos deberán estar en perfecto estado y con una sujeción perfecta, en caso contrario, será una falta grave y no logaremos pasar la inspección.

Claxon.

Algo tan cotidiano como el claxon y que muchas veces no usamos (o lo hacemos de forma incorrecta) será imprescindible si queremos pasar sin problemas nuestra ITV

Ruedas.

La medida de nuestro neumático debe ser similar a la especificada en la ficha técnica de nuestro vehículo, además, su banda de rodadura  debe tener una profundidad mínima de 1.6mm, además de no presentar deformidades ni grandes desperfectos.

Si tu coche ya no consigue pasar ITV y estan buscando un coche de segunda mano, consulte nuestro catálogo de coches de ocasión para buscar un coche que no le ocasione ningún problema en la ITV.