Seguro que no es la primera vez que escuchas la famosa frase de que “los coches eléctricos son el futuro”, pero ¿realmente es verdad? Quienes afirman que son los coches del futuro se basan principalmente con que tienen una contaminación menor y las administraciones publicas fomentan su uso debido a eso.

Hoy desde Miñacar en esta nueva entrada queremos hablar de la verdadera contaminación de los coches eléctricos VS los coches térmicos.

Producción y fabricación

Uno de los puntos más destacables de los coches eléctricos en cuanto a la contaminación es la parte de la fabricación, en especial la de sus componentes. Las baterías que usan estos coches para guardar la electricidad y que posteriormente moverá el vehículo usan como materiales principales el litio, el cobalto y el manganeso. Cuya quema genera mucha contaminación, además, en el proceso de tratamiento como residuo de estas baterías es muy caro y en los mejores casos, solo se reutiliza el 80%, normalmente el 50%.

El proceso de recuperación es altamente contaminante, por lo que principalmente se intenta buscar otro uso a la batería antes de desecharla. Además, Australia es el mayor productor de litio del mundo y a día de hoy no ha causado un gran problema medioambiental en la zona como lo hace el bombeo, transporte y quema del petróleo.

La realidad de la contaminación de los coches eléctricos

Recarga del vehículo

Si embargo, a la hora de llenar el depósito del coche de gasolina o diésel debemos de tener en cuenta todo el trayecto que necesita el petróleo hasta llegar a las gasolineras. Empezando desde los yacimientos petrolíferos y que para sacarlo se necesita bombas de varilla que necesitan un promedio de 9.960 kWh al mes.

También debemos de tener en cuenta las plataformas petrolíferas que se colocan en el mar para extraer el petróleo. A partir de estas zonas se debe de transportar hasta las gasolineras, por vía terrestre y/o marítima, con su consecuente contaminación.  De por medio hay que refinar el petróleo, que es el proceso en el cual hay una mayor contaminación. Una vez en las gasolineras cabe decir que además, los motores de combustión aprovechan nada más el 30% de la energía, ya que son muy ineficientes.

En cuanto a los coches eléctricos, la electricidad que se necesita se fabrica lejos de los lugares donde hay poblaciones de personas viviendo. Si son energías renovables el proceso es limpio, en Europa podemos decir que las fuentes renovables son el 56%.

No podemos admitir que los coches eléctricos sean la solución actual de los problemas de contaminación, pero con el avance de las tecnologías posiblemente en un futuro puedan mitigar los problemas de las baterías y ser una de las opciones más ecológicas y amables con el planeta.

En Miñacar podrás encontrar el coche que más se adapte a tus gustos y necesidades.