Un radar es un sistema que se encarga de medir y detectar la distancia, la dirección, la altitud y la dirección de un vehículo en movimiento a través de ondas electromagnéticas. Aunque el uso del radar más conocido es el de medir la velocidad de los vehículos, este aparato también se utiliza en la meteorología, para controlar el transporte aéreo y tiene también otros usos militares.

Una de las causas de muerte más comunes en nuestro país, vienen por el exceso de velocidad, lo que ha hecho que los organismos correspondientes utilicen el radar muy asiduamente para detectar a las personas que no levantan el pie del acelerador, además de crear distintas versiones de radares en España que seguro ni conoces.

Tipos de radares de velocidad en España

Radares fijos

Son los que nos encontramos en los laterales de la carretera o detrás de un panel de información.

Radares móviles

Son los que nos encontramos camuflados y su ubicación es puntual. Pueden estar dentro del vehículo de la policía o bien en los laterales de la calzada y lo peor de este tipo de radares es que literalmente, no te los esperas.

Multirradar C

Los conocidos y muy comunes detectores de radares no detectan el multirradar C, un radar que puede medir la velocidad de un vehículo en movimiento en carreteras de hasta 6 carriles.

Traffic Eye

Al igual que el multirradar C, abarca hasta 6 carriles para albergar la posible infracción de velocidad, pero además se le añade un pequeño factor; Tiene una potente cámara que puede grabar cualquier otra infracción ajena al exceso de velocidad como, por ejemplo, el uso del teléfono móvil.

Radar de cinturón de cambio

Este peculiar radar no mide el exceso de velocidad, sino que se sitúa en los semáforos y postes con el objetivo de detectar que todos los pasajeros del vehículo llevan puesto el cinturón de seguridad.

Con estos tres últimos radares nos damos cuenta que lejos quedan los típicos radares fijos, sino que hay nuevos modelos sacados para cubrir las necesidades de seguridad vial. En MiñaCar lo tenemos claro, la precaución al volante es imprescindible y cuidar los aspectos de seguridad de tu vehículo de ocasión, lo es más todavía.